Este blog participa en el concurso de la blogoteca. Si es de tu agrado puedes votarnos aquí.

lunes, 22 de diciembre de 2014

PROPIEDADES DE LAS MANDARINAS




          Una de las frutas de mayor producción en el mundo, la mandarina, se encuentra durante los meses de otoño e invierno en su época de madurez: el mejor momento para consumirla. Se sabe que la mandarina procede de China, y se cree que su nombre se debe al color que posee, el cual es semejante al de los trajes que usaban los gobernantes de ese país, conocidos como mandarines, los cuales la tenían en alta estima.

         Este jugoso fruto fue conocido por los portugueses en sus expediciones a oriente, quienes la llevaron a su territorio y más tarde la compartieron con España (de donde vino a América). Hoy, su cultivo se extiende prácticamente a todo el mundo, aunque los principales productores son Israel, Argelia, Marruecos, Sudáfrica, China, Estados Unidos y España.
La mandarina es pobre en azúcares, pero su contenido en agua es mayor que en el resto de los cítricos; posee importante cantidad de vitamina C, con un aporte calórico del 49%, algo menos que el de la naranja, que es 61%.

            La mandarina tradicional tiene un inconveniente, el exceso de semillas, pero hay variedades, como la satsuma y la clementina, que carecen de ellas; la primera apareció en Japón, después de varios cruces con otros cítricos, y la segunda nace de la unión de una naranja con una mandarina, realizada en Argelia por un sacerdote llamado Padre Climent, de donde tomó su nombre.

            Gastronómicamente se considera excelente, pues, además de su consumo natural, permite preparar nieve, jugos, mermeladas y licores. Además, los gajos de la mandarina se utilizan habitualmente en la industria de repostería como elemento decorativo en tartas y pasteles, y su extracto se emplea en la fabricación de dulces y caramelos.
Se suele consumir generalmente fresca, aunque se le puede incorporar a salsas agridulces que acompañan a ciertos platillos, como ensaladas y pollo estilo oriental y otros a base de cerdo y pescado.



        Su cultivo se introdujo en Europa en el siglo XIX. En la Comunidad Valenciana se produce el 90% de la mandarina de España.

Etimología del nombre

       Es interesante la etimología del nombre. En el 1828, cuando el fruto hizo su aparición en el Mar Mediterráneo, se llamó lo mandarina a causa de su origen que se supuso china. Todos supieron que en China las máximas autoridades fueron precisamente los "mandarinos", por tanto pareció justo dar igualmente el mismo nombre a estos nuevos frutos aristócratas e igualmente… pálidos en comparación de las naranjas sus hermanas. El apelativo gracioso e irreverente no tardó a convertirse en la denominación oficial.

Beneficios de la mandarina:

El Consumo de la mandarina pelada nos proporciona las virtudes de su jugo y de su pulpa.

El jugo de la mandarina posee las propiedades que mencionamos en la entrega anterior.


Para reducir el colesterol: 1 vaso de jugo de mandarina licuado con ½ manzana roja y 1cda sop de chía remojada. Se debe tomar 1 vaso en ayunas durante 30 días o más.

Para problemas digestivos: un vaso de jugo de mandarinas licuado con  1/2 manzana, 1 rebanada de piña y un trozo de la cáscara fresca de la mandarina.  Se recomienda tomar 1 vaso 2 veces al día antes de los alimentos.

Para combatir el estreñimiento:  jugo de mandarina con zapote negro: en jugo de mandarina se machaca la pulpa del zapote negro y se consume durante varios días en ayunas. Si no encontramos zapote negro, podemos elaborar el siguiente jugo: un vaso de jugo de mandarina licuado con 1 cda sop de lsemillas de linaza ( remojadas en agua durante toda la noche) y 3 ciruelas pasas remojadas y sin hueso. Licuar todo junto incluyendo el agua de remojo. Tomar este jugo 1 o 2 veces al día durante 15 días o más.

Para problemas renales: 1 vaso de jugo de mandarina licuado con 5 ramitas de perejil y 1 rebanada de piña.  Tomar 3 vasos al día.

Para gripe y catarro: 1 vaso de zumo de mandarina licuado con una raja de canela.


La fruta integral: (consumir la pulpa, la cáscara y la semilla) se recomienda para expulsar metales pesados (plomo, cadmio, mercurio) por su alto contenido de ácido oxálico (la pulpa), de pectina y de antioxidantes (la cáscara): se pueden pasar por el extractor de jugos 2 mandarinas completas, endulzar el zumo obtenido con miel y tomarlo recién elaborado, pues de lo contrario adquiere un sabor muy amargo. Consumir este jugo en ayunas 8 días seguidos.

La cáscara de la mandarina:

Es cálida, pungente y amarga (actúa sobre la digestión y  los pulmones); es carminativa (combate los gases), detiene la tos, disuelve la flema y refuerza el estómago y las funciones digestivas y mejora el aprovechamiento de los nutrientes. Además, posee un efecto regulador de la energía vital. Si hay tos seca no utilizar té de la cáscara de mandarina.

Para náusea, eructos, vómito y malestar estomacal con pérdida del apetito se recomienda té de cáscara de mandarina con raíz de jengibre fresco y semillas de cardamomo. Poner 1 cda. sopera de jengibre rallado y 1 cdita. de té de semillas de cardamomo. Hervir todo junto por 5 minutos en 1 litro de agua, después añadir la cáscara fresca  de 3 mandarinas, tapar, apagar,  reposar tapado 10 minutos y colar. Se puede tomar endulzado con miel. Cuando hay inflamación abdominal con dolor en la boca del estómago y mala digestión se puede combinar con hierbabuena y manzanilla. Esta combinación es útil también para combatir los gases intestinales.



Según Sintes Pross, afamado médico naturista español, ya finado, masticar cáscara de mandarina resulta excelente para las funciones digestivas pues no sólo estimula el apetito sino también la secreción de saliva y de jugos gástricos.

En los casos de mastitis se recomienda una decocción de cáscara de mandarina seca  y orozuz, que según investigaciones clínicas realizadas en China, da buenos resultados en un 70% de los casos en un lapso de 2 a 3 días. Mientras más crónica era la mastitis menos efectivo fue el tratamiento, y si ya era purulenta, este tratamiento resultaba inútil.



De la cáscara se obtiene el aceite esencial de la mandarina (ver más abajo el apartado sobre aromoterapia) que se utiliza  para problemas digestivos y del sistema nervioso. Todas estas propiedades pueden aprovecharse, aunque atenuadas, al ingerir el té de la cáscara de mandarina.

La semilla de la mandarina

Es peculiarmente amarga y se considera que tonifica la energía de los riñones y descongestiona el hígado, por lo cual es útil para tratar  la impotencia sexual masculina y los padecimientos crónicos de los riñones. Se recomienda consumir en ayunas durante 30 días 1 cda. cafetera de semillas de mandarina recién molidas y mezcladas con miel.

Para hernia inguinal con dolor de los testículos: asar pepitas de mandarina y semillas de hinojo a partes iguales. Molerlas en un molcajete hasta hacerlas polvo. Se deben tomar 3 a 10 gr. de ese polvo con una copita de sake (o tequila) caliente antes de acostarse.

Las flores y hojas del árbol de la mandarina

Se recomiendan en infusión para problemas del sistema nervioso. Se ponen 5 gr. de flores en 1 taza y se vierte agua hirviendo. Se tapa, se deja reposar y se endulza con miel de abeja. Se consume a razón de 1 taza al día en ayunas o en la noche durante 15 días. El agua destilada de las flores constituye el agua de azahar.

-El té de las hojas es digestivo y sedante. En la medicina tradicional china se considera un buen depurador del hígado.


LA MANDARINA EN LA AROMATERAPIA

La aromaterapia forma parte importante de las medicinas herbales y consiste en el uso de los aceites esenciales. El aceite esencial de mandarina es obtenido de la cáscara sin la parte blanca. Es un fluido de color anaranjado, posee un aroma cítrico bien marcado, con perfume dulce y frutal.

Usos del aceite esencial de mandarina:

En masajes corporales: mejora la circulación sanguínea y desprende un suave aroma muy agradable.

Estimulante digestivo: se recomienda para tratar los trastornos digestivos en niños y adultos, activa la digestión y mejora la función del hígado.

Calma el sistema nervioso. Ayuda a combatir el estrés. Promueve la claridad de pensamiento y estimula la creatividad. Puede emplearse en masaje a lo largo de la columna vertebral.

Otros usos: es ampliamente utilizado en perfumería y como saborizante en la confitería.

Modo de Empleo del aceite esencial de mandarina:

-Al añadir unas  gotitas en un baño de tina  se logra un efecto revitalizante, se combate insomnio y la tensión nerviosa.

Precauciones del aceite esencial 

de mandarina:

- Al igual que los demás aceites cítricos, puede causar pigmentación si se utiliza sobre la piel antes de exponerse a los rayos UV o solares.

– No se recomienda el uso ingerido del aceite de mandarina a menos que sea prescrito por un terapeuta o médico experto.

- No usar aceites esenciales durante los 3 primeros meses del embarazo y mantener fuera del alcance de niños

- Es altamente concentrado, no usar sin diluir sobre la piel. Puede ser irritante para la piel sensible

- No usar en caso de alergia a alguno de sus componentes. Comprobar reacción antes de utilizarlo.

- Mantener alejado del calor y la luz del sol.


La información contenida en este artículo tiene carácter meramente informativo y no sustituye ni pretende sustituir la prescripción, el diagnóstico y/o el  tratamiento médico. Si tiene cualquier enfermedad  consulte con un profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario