Este blog participa en el concurso de la blogoteca. Si es de tu agrado puedes votarnos aquí.

jueves, 7 de febrero de 2013

Jamón ibérico. Un aliado contra el colesterol.


El jamón ibérico realmente es uno de los alimentos más completos, ya que contiene la mayor parte de los nutrientes que el organismo necesita.

 Hay varias clases de jamón (de bellota, de recebo, de cebo), en función a la alimentación que el cerdo ha recibido durante su tiempo de crianza. En el de bellota, esa ha sido la base de la alimentación durante toda su vida, el de recebo ha comido bellota en la última etapa, la del engorde y el de cebo se ha alimentado básicamente de pienso.


También se denomina habitualmente al jamón dependiendo de su lugar de origen: de Huelva, de los Pedroches, de Guijuelo, de la Dehesa extremeña, de Jabugo... Por supuesto os recomendamos que consumáis jamón ibérico, y, preferentemente, jamón de bellota. Hay otras denominaciones de origen, como la de Teruel y Trevelez, por ejemplo, pero no son de ibérico, a pesar de la fama que tienen.


El jamón ibérico es bueno para controlar el exceso de colesterol malo, ya que contiene importantes cantidades de grasas no saturadas, con un 55% de ácido oléico monoinsaturado, sólo siendo superada en este sentido por el aceite de oliva. Eso sí, es el jamón de bellota el que presenta las mejores "prestaciones" en este sentido.

El jamón ibérico también contiene minerales, tales como el calcio, el fósforo, el magnesio, el cobre, el hierro o el zinc, así como vitaminas del grupo B: B1, B2, B6 y B12. También en menor proporción el jamón ibérico te va a aportar antioxidantes para que te recuperes muscularmente de tus sesiones más duras.
Tiene una gran versatilidad, pues puede servir para cumplimentar una ensalada, para rellenar tu bocadillo, como tapa o tentenpié, etc. El jamón ibérico contiene 33 proteínas por cada 100 gramos, prácticamente el doble que el jamón serrano. La cantidad de grasas en el jamón ibérico es del orden del 11%, la mitad, prácticamente, que en el jamón serrano. Finalmente, las kilocalorías que contienen el jamón ibérico, por cada 100 gramos, son unas 200, mientras que en el caso del jamón serrano es de unas 280. Las cifras, pues, son aplastantes en favor del jamón de calidad.

¿Por qué te recomendamos pues que consumas jamón ibérico? Fundamentalmente porque tiene una cantidad de proteínas y de ácidos monoinstaurados y ácido oléico importante, porque reduce el colesterol "malo", porque es ligero y digestivo, y porque, relativamente, es poco calórico. ¡Y porque está de escándalo!

1 comentario:

  1. les agradezco toda la información QUE EL CIELO LOS BENDIGA

    ResponderEliminar