Este blog participa en el concurso de la blogoteca. Si es de tu agrado puedes votarnos aquí.

martes, 2 de julio de 2013

ZUMO DE GRANADA: DULCE FUENTE DE SALUD.

           La fruta de la granada es uno de los cultivos que primero domesticó el hombre. Introducida por los árabes en la península ibérica, fueron éstos quienes pusieron su nombre a la ciudad andaluza. Su zumo se considera como uno de los grandes hallazgos de la nutrición del siglo XXI por sus valores nutricionales y su alto contenido en antioxidantes. Más de 1500 estudios publicados en prestigiosas revistas médicas así lo avalan.
        Esta fruta es rica en vitamina C, proporcionando al organismo el 16% aproximadamente de las necesidades diarias por cada 100 ml. Es también una fuente de vitamina B5 (ácido pantoténico), fenoles naturales, potasio y vitaminas E, A y ácido fólico.
        La medicina ayurveda utiliza diversas partes de esta fruta por sus numerosas propiedades medicinales, (corteza, semillas, flores, zumo, etc.) y considera que el zumo de determinadas cepas de esta fruta reduce el desarrollo de cataratas.

        Estos son algunos de los resultados más interesantes de las investigaciones realizadas acerca de sus beneficios para la salud:


Colesterol. El zumo de granada ayuda a disminuir los niveles de colesterol LDL (colesterol "malo") debido a sus propiedades antioxidantes.

Aparato circulatorio. El zumo de esta fruta reduce el riesgo de ataque cardíaco y ayuda a mantener las arterias libres de acumulación de depósitos grasos (aterosclerosis). Además, parece mejorar el flujo sanguíneo al corazón.

Hipertensión. Beber un vaso de zumo de granada al día puede producir un ligero descenso de la presión arterial.  

Estrés. El zumo de granada ayuda a aliviar el estrés, produce un aumento del bienestar y las emociones positivas, incrementando el nivel general de actividad y vitalidad.

Afrodisíaco. Beber un vaso de zumo de granada al día produce un aumento del deseo sexual en ambos
sexos, debido a que aumenta los niveles de testosterona, una hormona que no solo existe en los hombres, sino también en las mujeres, en quienes estimula el deseo sexual y fortalece huesos y músculos. Existe también cierta evidencia de que el zumo de granada podría ayudar a aliviar la disfunción eréctil. 

Grasa abdominal. El zumo de granada ayuda a redistribuir la grasa alrededor del cuerpo, eliminando su acumulación en abdomen. Produce también una reducción en la circunferencia de la cintura.
                                    
Osteoartritis. Puede ayudar a prevenir el deterioro del cartílago porque inhibe las enzimas que lo dañan y, además, reduce la inflamación. Se aplica extracto de granada directamente en el cartílago
dañado.    

Diarrea. Aunque no existen investigaciones que respalden este efecto, el zumo de granada se ha
usado tradicionalmente para combatir la diarrea. De hecho, pude producirse estreñimiento si bebes
demasiado.

Antioxidante. Contiene altos niveles de antioxidantes, que neutralizan los radicales libres e impide el daño en el ADN. El profesor Ángel Carbonell, director de la investigación  sobre esta fruta, ha demostrado que la mayor capacidad antioxidante de la granada se encuentra en la piel y no en la parte comestible, como se creía hasta ahora, por lo que para obtener todas sus propiedades deberá exprimirse como una naranja, alcanzando también la parte de la piel, de forma que la misma pueda caer en el zumo. También se puede consumir en forma de néctar, jarabe enriquecido con polvo de su propia cáscara y extracto de semilla, o directamente en comprimidos.

 Cáncer. Beber el zumo de esta fruta podría reducir la progresión del cáncer de próstata. También se considera que podría ser beneficioso en otros tipos de cáncer. Se piensa que estos efectos pueden deberse a que contiene polifenoles, taninos y antocianinas que juegan un papel importante en la muerte de las células cancerosas.


       Recientemente el doctor francés Kayat ratificaba esta fruta como un alimento beneficioso para la prevención del cáncer, y el Instituto Universitario Deux ha llegado incluso más allá en cánceres de próstata, donde diferentes partes de la fruta ejercen efectos antiproliferativos, e inhiben in vitro la proliferación de varias líneas celulares de cáncer de próstata, tanto hormonosensible como hormonoresistente. Estudios similares se han realizado con el cáncer de mama, en el que se ha demostrado que llega a inhibir hasta un 47% la formación de tumores inducidos por el carcinógeno DMBA. En el caso del cáncer de colon, el aceite de semillas de granada, compuesto por más de un 70% de ácido linolénico conjugado, mostró supresión de la carcinogénesis colónica.
 
       También se considera que esta fruta podría ser beneficiosa para enfrentar otras enfermedades como:
Disentería
Dolor de garganta
Conjuntivitis 
Infecciones por hongos en la boca
Hemorroides 
Síntomas de la menopausia...

    La conclusión es que el consumo regular de granada con todos sus elementos, por su alto poder antioxidante, ayuda a envejecer más lentamente, además de prevenir la actividad cancerígena.
 Parece ser  que también posee un efecto bactericida, regula los niveles plasmáticos de glucosa, colesterol y triglicéridos y hace igualmente descender la tensión arterial.


Fuente: Guía de About.com


2 comentarios:

  1. que diferncia encontramos con la granada acida, por que solo se habla de la granada dulce

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La única variedad de granada de la que tengo referencia es la púnica granatum, la dulce, desconozco si existen otras variedades ácidas o amargas, por lo que no te puedo responder. Se trata de un artículo informativo, no comparativo, por ello solo se habla de la dulce, la que conocemos.
      Gracias por visitar nuestro blog.
      Saludos.

      Eliminar