Este blog participa en el concurso de la blogoteca. Si es de tu agrado puedes votarnos aquí.

martes, 25 de febrero de 2014

ACEITE DE COCO PARA EL ALZHEIMER Y LA DEMENCIA SENIL

            El aceite de coco contiene un 90%  de grasas saturadas de cadena media, lo cual aunque suene paradójico, es una forma saludable de grasa saturada. 
            Es muy importante  si se quiere consumir aceite de coco que este sea virgen, extraído de la primera presión en frío y biológico. Hay que tener en cuenta que muchas casas comerciales venden aceite de coco refinado, hidrogenado, con aditivos o adulterado de distintas maneras. 
       El 2012 fue el año en que las noticias sobre el aceite de coco en relación a la enfermedad de Alzheimer, comenzaron a hacerse un hueco en los grandes medios; coincidiendo con el fracaso de un medicamento avalado por las compañías farmacéuticas Pfizer y Medivation, cuando se encontraba ya en la fase 3 de los ensayos.  
   
       Unos años antes, empezaba a conocerse la historia de la Dra. Newport, cuyo marido tenía alzheimer, y no respondía adecuadamente a la medicación. La Dra. Newport, que había leído ensayos sobre los ácidos grasos de cadena media en relación a esta enfermedad, decidió añadir aceite de coco en la dieta de su marido. 
      A continuación, os dejamos una entrevista de la Dra. Newport:

LA EXPERIENCIA DE LA DRA. NEWPORT CON SU MARIDO ENFERMO DE ALZHEIMER

    La Dra. Newport, médico especialista en neonatología, dio con este descubrimiento sobre el aceite de coco, en su búsqueda desesperada por ayudar a su marido, diagnosticado de Alzheimer temprano a los cincuenta y pocos años, enfermedad que, a pesar de la medicación seguía avanzando rápidamente.

      La doctora cuenta como en 2008 llevó a su marido a realizar un examen para que pudiera entrar en las pruebas clínicas de un nuevo medicamento. Allí le realizaron un MMSE (Mini-Examen de Estado Mental), pero fue rechazado porque necesitaba tener una puntuación de al menos 16 y sólo obtuvo 14. Steve Newport tampoco fue capaz de pasar una prueba en la que se le pedía que dibujara un reloj, lo que hizo que los médicos consideraran que estaba comenzando a pasar ya a la fase severa de la enfermedad.

     Al día siguiente de este examen, la doctora decidió empezar a darle aceite de coco a su marido, pues descubrió algunas investigaciones esperanzadoras administrando triglicéridos de cadena media (MCT) en personas con Alzheimer, y al ver que el aceite de coco es muy rico en MCT, pensó que era la forma más fácil de probar por su cuenta.
Así que, antes de salir de viaje para intentar entrar en otra prueba clínica de un nuevo medicamento, añadió 2 cucharadas soperas de aceite de coco en el desayuno de Steve. Volvieron a realizarle el mismo MMSE del día anterior, pero esta vez en lugar de 14 puntos, Steve obtuvo 18, además de empezar a recuperar la memoria y la capacidad cognitiva de forma impactante.
      En un principio Mary Newport no estaba segura de si había sido el aceite de coco, pero como había leído que a algunos enfermos les podía hacer efecto el mismo día que lo tomaban, decidió continuar con el aceite en la dieta de su marido.

    A partir de ahí se inició la mejoría de Steve que, con el uso diario de aceite de coco, comenzó a recobrar capacidad cognitiva perdida, movilidad, y el avance de la enfermedad se ralentizó de forma importante, algo que ningún medicamento había logrado hasta ese momento.

      Mary cuenta cómo su marido en cinco días recuperó su personalidad, en palabras del mismo Steve “recuperó su vida”. Dos semanas después de empezar a tomar el aceite fue capaz de dibujar de nuevo un reloj, aunque no perfecto, pero incluyendo hasta los números

  .  A los 3 ó 4 meses desapareció una alteración visual que le impedía leer. Y en el período de un año mejoró su movilidad hasta ser capaz de poder correr de nuevo, y también su capacidad de comprensión lectora, así como su memoria reciente y a corto plazo.  Steve no se ha curado, pero todas las mejorías que ha ido experimentado, han cambiado su mundo y el de su familia.

Aquí tenéis un reportaje la Dra. Newport, en inglés, en la que explica todo esto y en la que su marido también es entrevistad: 
http://www.youtube.com/playlist?list=PL870608637E29E5AA

LA “DIABETES CEREBRAL” Y EL ACEITE DE COCO


     Todas las células necesitan “combustible” para funcionar, incluidas las cerebrales. Este combustible es la glucosa obtenida de los alimentos. Pero la glucosa precisa una llave para “abrir la puerta” de los receptores celulares y poder entrar, esta llave es la insulina. En el Alzheimer, los receptores de las células cerebrales, las puertas de entrada de la glucosa, fallan y no responden a la insulina, por lo que las neuronas dejan de recibir alimento y empiezan a morir. Esto puede comenzar a ocurrir entre 10 y 20 años antes de ver los primeros síntomas de la enfermedad, por lo que nuestras células cerebrales podrían estar muriendo por falta de alimento sin que seamos conscientes de ello.


     El Dr. George Cahill, en los años 60 descubrió que las neuronas pueden utilizar cetonas directamente como combustible alternativo a la glucosa. Se cree que las células desarrollaron la capacidad de alimentarse de cetonas como una forma de adaptación al entorno y supervivencia, así el cuerpo acumulaba grasa en períodos de abundancia, para más tarde en épocas de escasez, una vez agotadas las reservas de glucosa, pasar a utilizar la grasa guardada transformada en cetonas.

     Los triglicéridos de cadena media, MCT, una grasa saturada saludable, se convierten en cetonas rápidamente en el organismo, de uso inmediato. Sin necesidad de enzimas para su digestión, pasan directamente a suministrar energía a las células. El aceite de coco tiene hasta un 60% de MCT, lo que lo convierte en una de las pocas fuentes naturales rica en esta grasa saludable.


OTRAS ENFERMEDADES PARA LAS QUE ESTE ACEITE PODRÍA SER BENEFICIOSO

    Enfermedades neurodegenerativas que impliquen disminución de la capacidad neuronal para asimilar la glucosa como: demencia senil y otras demencias, Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica (ELA), esclerosis múltiple, distrofia muscular de Duchenne, enfermedad de Huntington, autismo, síndrome de Down, y daño cerebral traumático, entre otras.

    También enfermedades que presenten una resistencia celular a la insulina o que hagan imposible el transporte de la glucosa, como los distintos tipos de diabetes. En estos casos las cetonas podrían convertirse en una fuente de energía alternativa para las células, quizás disminuyendo los daños sobre diferentes órganos del cuerpo.
     Otro dato a tener en cuenta es que el aceite de coco es un antibiótico natural, sin efectos secundarios negativos, que puede ayudar en la defensa de virus como el VIH o los herpes.


¿CUÁNTO ACEITE DE COCO SE HA DE TOMAR?

     La Dra. Newport recomienda en su web comenzar con una cucharadita pequeña de aceite de coco, ingerida con alimentos, e ir aumentando progresivamente esta cantidad, dependiendo del caso, peso etc., hasta llegar a unas 4-6 cucharadas soperas al día, repartidas con las comidas. Es importante tener en cuenta que estas dosis son las recomendadas para personas que padezcan ya Alzheimer u otras enfermedades.

     En el caso de los niños (con síndrome de Down, autismo…) ella hace unas recomendaciones específicas que, según su experiencia, debe ser de ¼ de cucharadita pequeña de aceite de coco por cada 4 kilos y medio de peso, 2 ó 3 veces al día. A los niños también les gusta mucho la leche de coco, que  contiene MCT, la dosis de leche sería de entre 1 cucharadita y media a 2, por cada 4 kilos y medio de peso, 2 ó 3 veces al día. La leche debe refrigerarse una vez abierta y consumirse en un par de días.
      Mary Newport también ha estado combinando el aceite de coco, con aceite MCT, que es la parte de triglicéridos de cadena media extraída del coco y que se vende como suplemento dietético. 

Fuente: yseterapias.com
]El caso de éxito de Steve está documentado en un libro llamado “Alzheimer’s Disease: What if there was a cure? The story of ketones.” por Mary T. Newport, MD (copyright © 2011; Publicado por Basic Health Publications, 7 de Octubre, 2011).[/important]

4 comentarios:

  1. que bueno ya sabia yo que el coco es lo maximo gracias DIOSITO por ser tan bueno y por haberlo hecho todo para nosotros y gracias a ud Dra por haber descubierto este milagro que haora ud comparte con todos nosotros una pregunta puedo preparar yo misma mi aceite o me recomienda cpmprarlo en farmacias naturista porque quiero ingerirlo desde ya y darle a mi mama ya que se nos olvidan muchas cosas cosas y hazta algunas personas que en un tiempo hemos conocido ya no loas recordamos y esto me preocupa muycho hazta me pongo un poco deprimida y lloro

    ResponderEliminar
  2. Como se hace el aceite de coco?

    ResponderEliminar
  3. MUY INTERESANTE YA HABIA ESCUCHADO SOBRE LAS PROPIEDADES DEL ACEITE DE COCO, PERO NO SABIA QUE PARA EL ALZHEIMER, LA VERDAD ES QUE TENGO 29 AÑOS Y DESDE JOVEN SUFRO DE PERDIDA DE LA MEMORIA, DE NIÑA SUFRIA CONVULSIONES LO QUE SEGUN ME EXPLICARON ESO HIZO QUE ALGUNAS CELULAS CEREBRALES MURIERAN, VOY A EMPEZAR A TOMAR ACEITE DE COCO, ME IMAGINO QUE COMER LA PULPA DEL COCO TAMBIEN DEBE AYUDAR, GRACIAS POR SU APORTE,

    ResponderEliminar
  4. en donde consigo el aceite de coco o como se prepara comentarme a mi correo vivianaaverza@hotmail.com
    Muchisimas graciasss

    ResponderEliminar