Este blog participa en el concurso de la blogoteca. Si es de tu agrado puedes votarnos aquí.

viernes, 14 de febrero de 2014

LA COMIDA BASURA PROVOCA DEPRESIÓN Y ANSIEDAD

      La comida basura no sólo genera obesidad y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades sino que también aumenta  la posibilidad de padecer depresión y ansiedad.

      Se suele denominar comida chatarra  o basura a un grupo de alimentos que son realmente nocivos para la salud y que desgraciadamente se consumen constantemente.
La comida chatarra incluye alimentos como:

-bollería industrial
-hot dogs
-hamburguesas
-golosinas
 -dulces comerciales 
-gaseosas 
-papas fritas
-embutidos
-comida procesada de todo tipo.


      La comida basura puede cambiar la forma en la que el cerebro funciona, generando síntomas de ansiedad y depresión si se les deja de consumir, de acuerdo con un estudio realizado en ratones.

        Investigadores de la Universidad de Montreal hallaron que ratones alimentados con dietas altas en azúcar y grasa tenían una actividad química distinta en sus cerebros y mostraron más signos de abstinencia si dejaban de comer así, comparados con aquellos que fueron alimentados con comida saludable.

      "Los químicos que cambiaron por la dieta están asociados con la depresión", dijo en un comunicado la investigadora y doctora, Stephanie Fulton. "Entonces, un cambio de dieta provoca síntomas de abstinencia y una mayor sensibilidad a las situaciones de estrés, desatando un círculo vicioso de mala alimentación".

     El estudio, publicado en el International Journal of Obesity, incluyó ratones que fueron alimentados con una dieta baja en grasa durante seis semanas (en donde la grasa conformó el 11 por ciento de las calorías de sus comidas), y ratones que fueron alimentados con una dieta alta en grasa durante seis semanas (en donde la grasa constituyó el 58 por ciento de las calorías de sus comidas).
     Al final del estudio, aquellos que fueron alimentados con mucha grasa experimentaron un 11 por ciento de aumento en la talla de la cintura (pero en los ratones, esto aún no era suficiente como para provocar obesidad en los animales). Los investigadores luego analizaron el cerebro de los ratones, así como sus emociones y comportamientos, tras haber llevado esa dieta.
    Hallaron que los ratones alimentados con grasa estuvieron más ansiosos al final del estudio, y también que tenían niveles más elevados de la molécula CREB, que es conocida por jugar un papel en la producción de dopamina (la dopamina ayuda a promover los sentimientos de recompensa).

    "[La molécula] CREB estuvo mucho más activa en los cerebros de los ratones con una dieta alta en grasa, y estos ratones también tenían niveles más altos de corticosterona, una hormona asociada al estrés. Esto explica tanto la depresión como el ciclo de comportamiento negativo", dijo Fulton el su comunicado.
   "Es interesante que estos cambios ocurren antes de llegar a la obesidad. Estos hallazgos retan a nuestro entendimiento sobre la relación entre la dieta, el cuerpo y la mente", añadió Fulton.

    Otro estudio, llevado a cabo por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, ha determinado que la dieta es una parte muy importante en las depresiones. Según su estudio, las personas que llevan una alimentación más sana y saludable, tienen un riesgo mucho menos a padecer depresiones futuras, mientras que en las que llevan una dieta basada en grasas y azúcares refinados este porcentaje se dispara de manera más que considerable.
    El estudio se convierte en una medida de alerta y nunca en una llamada a sustituir los fármacos correspondientes por una dieta sana; es decir, el estudio habla de prevenir la depresión a través de los alimentos que ingerimos.
   El estudio señala también que muchas personas que padecen depresión suelen calmar su ansiedad a través de la comida, entrando así en un círculo vicioso, es decir, como la pescadilla que se muerde la cola. "Comer mal porque se está mal y si se quiere dejar los malos hábitos se vuelve a tener ansiedad..."

ASPECTOS QUE CONTRIBUYEN A AGRAVAR LA SITUACIÓN
* Saltear comidas, realizar sólo 2 ó 3 comidas por día muy distanciadas entre sí.
* Comer muy rápido, casi sin masticar.
* Consumo excesivo de alimentos procesados particularmente carbohidratos y azúcares simples (dulces, pan blanco, arroz blanco, repostería) porque estos elevan la glucemia al ser digeridos rápidamente.
* Consumo habitual de bebidas alcohólicas o estimulantes y tabaco. No hay que olvidar que todo tóxico deteriora en mayor medida el sistema nervioso.
* Falta de descanso.

PAUTAS PARA MODIFICAR EL COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO EN CASO DE ANSIEDAD
* Distinguir entre sensación de ansiedad y hambre
* Respetar los horarios, no saltearse ninguna comida para evitar descensos bruscos de glucosa en sangre.
Comenzar el día con un buen desayuno, para evitar la hipoglucemia que suele producirse a media mañana lo que provoca nerviosismo e irritabilidad.* Las cenas abundantes o la ingestión de grandes cantidades de líquidos pueden alterar el sueño. Lo aconsejable es esperar 2 horas para acostarse.* Sentarse a la mesa, de un modo tranquilo y ordenado.
Comer despacio, masticar cada bocado.
* Retirar la fuente de la mesa después de servirse.
* Acostumbrarse a dejar siempre algo en el plato.
* Levantarse de la mesa siempre en el momento en que se ha terminado de comer.
* Realizar actividad física.
* Recordar que las frutas y verduras frescas son importantes en el tratamiento de la depresión y angustia. Las frutas con sus nutrientes, ayudan a mejorar la función de la glándula tiroides.
* Las proteínas como pescados, huevos y pollo, en pequeñas cantidades mejoran el balance hormonal y la respuesta al stress.
* Suplementos de vitamina B12, B6, riboflavina, tiamina,ácido fólico, vitamina C, calcio y magnesio, pueden ayudar porque la depresión se asocia a niveles disminuidos de estos nutrientes. Todos estos tienen un efecto “calmante”.
En cualquier caso debes consultar a un especialista de la salud si tu ansiedad es recurrente y por supuesto a abandonar la comida chatarra sustituyéndola por alimentos saludables.
Fuentes: Huffingtonpost y http://sentirmebien.com/

1 comentario:

  1. Muy bueno y útil! Mirá, desde que me hice vegetariana (y ahora vegana), nunca me he sentido mejor. Realmente puedo decirte que he mejorado mi salud y mi ánimo..

    ResponderEliminar