Este blog participa en el concurso de la blogoteca. Si es de tu agrado puedes votarnos aquí.

martes, 11 de febrero de 2014

GOFIO, UN SALUDABLE ALIMENTO CANARIO.

La Comisión Europea (CE) ha incluido el "gofio canario" en la lista de productos con denominación de origen protegida (DOP) en la Unión Europea.

Pero, ¿qué es el gofio?
      El gofio es una harina de cereales tostados originaria de las Islas Canarias y que se expandió posteriormente por América Latina estando presente hoy en la dieta de países como República Dominicana, Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Uruguay y Argentina. Su apariencia es similar a la de la harina pero presenta un tono más oscuro o amarillento, dependiendo de su composición, y se vende en bolsas de diversos tamaños.

       La leyenda del gofio sitúa sus orígenes en la época prehispánica de las Islas Canarias, con un origen bereber, y que era parte fundamental de la dieta de los guanches. Inicialmente se denominaba ahore en Tenerife pero el nombre que ha permanecido, como el Teide, es que utilizaban en Lanzarote y Gran Canaria. La receta original incluía cebada, trigo y rizoma de helecho. Con el tiempo se fueron incorporando a la receta otros cereales como el centeno y el maíz, procedente de América donde se lo conocía como millo. El gofio es una mezcla de cereales tostados y molidos a los que se añade sal.

       La calidad del gofio depende de varios factores que determinarán el aroma, el sabor y la textura. En primer lugar, se selecciona el grano del cereal; y, una vez escogido, se limpia y se tuesta. La velocidad del molido será definitiva; cuanto menor sea ésta, mejor será la harina. Es por ello que se aprecia tanto el gofio que ha sido elaborado a mano.


     El gofio, de forma un tanto paradójica, era consumido, por su gran riqueza en nutrientes procedentes de los cereales y su facilidad de conservación, en las casas de los más pobres. En épocas de pobreza y carestía el gofio se convertía en la base del sustento del pueblo canario. Resulta  a menudo, que la alimentación en de las familias escasas de recursos suele ser más equilibrada que la que se sigue en las capas sociales de mayor estatus.
Propiedades del Gofio

      El gofio es un alimento que proporciona los nutrientes de los cereales que lo forman, similar en esto a otros platos como el muesli o la granola. Al ser los cereales integrales la base de la alimentación equilibrada, según se puede apreciar en la pirámide alimenticia de referencia que se utilizan habitualmente, el gofio es un alimento muy adecuado para proporcionarnos una alimentación saludable.


      El gofio contiene gran cantidad de proteínas, es muy rico en hidratos de carbono complejos (65% aproximadamente), fibras, y contiene vitaminas B1, B2, B3 y C, así como minerales como el hierro, calcio, magnesio y sodio. Es importante también señalar que no incluye conservantes ni colorantes

      Además, es apto para celíacos puesto que al tostar los granos de los cereales, las proteínas que contienen aminoácidos glutamida, que son potencialmente formadores de gluten después de la ingesta, se deshidratan y posteriormente se desnaturalizan.

     Tiene bajo poder calórico (365,63 Cal por 100 g de gofio de trigo y 367,75 Cal por 100 g de gofio de millo) y escaso contenido graso. El contenido lipídico del gofio es superior que el de las harinas blancas, pero hay que resaltar que estas grasas son insaturadas, destacando algunos ácidos grasos esenciales. Se trata de ácidos grasos poliinsaturados que no pueden ser sintetizados por el organismo humano y que se caracterizan por un papel protector de enfermedades cardiovasculares.  En fin, un alimento que alimenta, pero no engorda.

 ¿Cómo se puede comer?
        Hay personas que suelen incluir legumbres, como garbanzos, junto con el gofio. De este modo se aumenta el aporte proteico del alimento. Otros lo acompañan de plátanos, que le da un punto de sabor curioso. En todos estos modos y otros ha sido un alimento esencial para los niños de las Islas Canarias durante mucho tiempo.

Dentro de los platos de la dieta canaria que incluyen el gofio destacamos:
Pella: masa hecha con gofio, agua, aceite y sal.
Sancocho: pella de gofio acompañando unas patatas y cherne, un pescado salado.
Berrendo: gofio amasado con agua y trocitos de queso.
Puchero canario: Verdura untada en gofio.
Cabrillas: cucharadas de gofio en polvo que se toman acompañadas de vino.
Rala: gofio diluido en caldo, leche e incluso vino.
Escaldón: gofio revuelto con caldo hirviendo.
Revuelto: gofio amasado con agua o caldo hirviendo.


5 comentarios:

  1. Es un error decir que el gofio es apto para celíacos. Esto no es así. El gluten no se forma luego sino que es una proteína presente en el trigo avena cebada o centeno . El gofio es veneno para celíacos .

    ResponderEliminar
  2. Pero dice él gofio de millo es él que es apto para celiacos

    ResponderEliminar
  3. Pero dice él gofio de millo es él que es apto para celiacos

    ResponderEliminar
  4. Aún recuerdo el sabor de aquellos biberones de leche con gofio que me hacía mi padre...y me salen las lágrimas de emoción!! Llevo ese sabor como un tesoro, aún con mis años. Mi hermano superó la mili gracias a añadirle gofio a los pobres platos que les daban, recuerdo a mi madre preparando cajas llenas de gofio para combatir el frio de la península.
    El gofio, la mejor forma de empezar el día... Sin quimicos ni porquerías. Pura energía y salud.

    ResponderEliminar